domingo, 13 de septiembre de 2015

El director de la sucursal bancaria me saluda siempre que me ve. Quizá conoce el saldo sangrante de mi cuenta corriente y me teme porque cree que pertenezco a los que lo tienen todo perdido y pueden cometer cualquier locura.

1 comentario:

  1. Es un acto reflejo, un solo euro es su propósito de existencia.

    ResponderEliminar