miércoles, 31 de agosto de 2016

¿El amor? Sí, claro, tengo una ligera idea... Es algo así como el mar, pero con muchos más náufragos y sin orillas. 

1 comentario:

  1. Un barco que teme las olas nunca podrá arrepentirse de su suerte.

    ResponderEliminar