sábado, 20 de agosto de 2016

No nos atrevemos a comprendemos. Nos limitamos a justificarnos.

2 comentarios:

  1. ¡Y que nadie se atreva a contrariarnos porque entonces empezarán a conocernos!

    ResponderEliminar