viernes, 8 de enero de 2016

Creo que lo único bueno que se puede decir del odio es que te da fuerzas para no acabar mendigando, invisible, en una esquina meada por perros de diseño.

2 comentarios: